Saltar al contenido

Qué hacer si le puse la pipeta a mi perro y sigue con pulgas

Qué hacer si le puse la pipeta a mi perro y sigue con pulgas

¿Qué pasa si mi perro se rasca mucho después de ponerle la pipeta? ¿Es porque no ha hecho efecto? Si aplicaste un tratamiento de pipeta antipulgas a tu perro y aún sigue teniendo pulgas y rascándose, se debe a que no ha funcionado como debería.

Las pipetas antipulgas para perros son herramientas útiles y eficaces para el control y la prevención de infestaciones de pulgas, tal y como su nombre indica. Estas pipetas son efectivas y se usan para matar pulgas y, en algunos casos, también para matar otros parásitos como garrapatas y ácaros. Cuando se aplican correctamente, pueden eliminar las pulgas presentes en el animal y prevenir futuras infestaciones.

En el siguiente artículo de Agilitylaprincesa te explicaremos qué hacer si después de usar la pipeta aún mi perrito tiene pulgas. Antes de empezar ten en cuenta que las pipetas no solo eliminan las pulgas presentes, sino que también pueden prevenir nuevas infestaciones, ya que algunos productos tienen un efecto residual que mata las pulgas que intentan infestar a nuestro perrito.

Qué es la pipeta antipulgas para perros

Una pipeta antipulgas es un método común para tratar a los perros contra infestaciones de pulgas. Se trata de un pequeño contenedor de plástico o vidrio que contiene un líquido con ingredientes activos diseñados para matar y prevenir las pulgas.

La pipeta para perros se aplica directamente en la piel del animal, generalmente en la parte posterior del cuello, donde no pueda lamerlo. Esto es importante para asegurar que la pipeta antipulgas funciona bien y que además no daña la salud de nuestro cachorro o perro adulto. De lo contrario, la ingesta del producto desparasitador puede afectar a la salud del perro.

Cómo aplicar la pipeta antipulgas para perros

Es importante aplicar correctamente el líquido de la pipeta. Este líquido se distribuye por la piel y el pelaje, y luego se absorbe en el torrente sanguíneo del perro. Una vez absorbido, el tratamiento comienza a matar las pulgas presentes y puede ofrecer protección durante un período de tiempo específico, generalmente unas pocas semanas.

Los ingredientes activos varían según la marca y el tipo de pipeta antipulgas, pero algunos de los más comunes incluyen imidacloprid, fipronil, permetrina y otros insecticidas o reguladores de crecimiento de insectos. Es importante seguir las instrucciones del fabricante y consultar a un veterinario para determinar el producto más adecuado para tu mascota, especialmente si esta tiene alguna condición médica o si es muy joven o vieja.

Las pipetas antipulgas suelen ser efectivas para el control y la prevención de pulgas, pero es fundamental aplicarlas correctamente y seguir las indicaciones para maximizar su eficacia.

Qué hacer si le puse la pipeta a mi perro y sigue con pulgas - Cómo aplicar la pipeta antipulgas para perros

Por qué mi perro sigue con pulgas después de la pipeta

Si aplicaste un tratamiento de pipeta antipulgas a tu mascota y aún sigue teniendo pulgas, podría haber algunas razones por las que el tratamiento no funcionó como esperabas.

  • Aplicación incorrecta: asegúrate de haber aplicado la pipeta correctamente en la piel de tu mascota, generalmente en la parte posterior del cuello donde no pueda lamerlo. Si se aplica incorrectamente, puede reducir su efectividad.
  • Producto caducado o de baja calidad: verifica la fecha de vencimiento del producto. Los tratamientos vencidos o de baja calidad pueden no ser efectivos contra las pulgas.
  • Reinfestación ambiental: es posible que las pulgas estén en otros lugares de tu casa, como alfombras, muebles o camas de mascotas. Las pulgas pueden vivir en el ambiente durante un tiempo, así que limpiar y desinfectar estos lugares es crucial para prevenir reinfestaciones.
  • Resistencia a los productos: en algunos casos, las pulgas pueden haber desarrollado resistencia a ciertos tratamientos antipulgas. En estos casos, puede ser útil cambiar a un producto con diferentes ingredientes activos.
  • Contacto con otras mascotas infestadas: si tu mascota interactúa con otras mascotas que tienen pulgas, podría volver a infectarse fácilmente.

Además, estas causas también pueden mezclarse con el comportamiento de rascado excesivo en perros. Si notas que tu perro se rasca después de la pipeta, las causas son las siguientes:

  • Irritación cutánea temporal: algunos perros pueden experimentar una ligera irritación cutánea después de la aplicación de las pipetas. Esto puede causar picazón o molestias temporales en la piel.
  • Sensibilidad al producto: algunos perros pueden ser más sensibles a los ingredientes específicos de los productos antipulgas. Si tu perro tiene una reacción alérgica o una sensibilidad a algún componente del producto, puede experimentar picazón intensa.
  • Predisposición a la piel seca: algunos perros son propensos a la sequedad de la piel, y los productos antipulgas pueden contribuir a esta condición.
  • Reacción alérgica: en casos más raros, algunos perros pueden tener una reacción alérgica severa a los productos antipulgas. Si sospechas que tu perro está teniendo una reacción alérgica, debes buscar atención veterinaria de inmediato.

Si el problema persiste, sería conveniente consultar con un veterinario para evaluar la situación y determinar la mejor solución a aplicar. Además, tu veterinario podrá recomendar otros tratamientos o métodos para controlar las pulgas de manera más efectiva.

Qué hacer si le puse la pipeta a mi perro y sigue con pulgas - Por qué mi perro sigue con pulgas después de la pipeta

Qué hacer si le puse la pipeta a mi perro y sigue con pulgas

Si has aplicado una pipeta antipulgas a tu perro y notas que no está teniendo el efecto deseado, es importante abordar la situación de manera adecuada. Será esencial que, lo primero de todo, vayas al veterinario para que evalúe la situación. Si la pipeta no está funcionando como se esperaba, habla con tu veterinario sobre otras opciones de tratamiento antipulgas. Puede ser necesario cambiar a un producto diferente o probar otros métodos para controlar las pulgas.

Por nuestra parte, tendremos que comprobar que hemos aplicado bien el tratamiento y reevaluar si volvemos a aplicarlo o no. Además, también tendremos que fijarnos en la fecha de caducidad. Por otro lado, tendrás que evitar el baño inmediato ya que algunos productos antipulgas requieren cierto tiempo para ser absorbidos por la piel del perro. Si lo bañas se podría reducir la eficacia del producto.

también te puede interesar: